¿empoderamiento? en qué quedamos…

maters-empoderamiento-en-que-quedamosMuchas de nosotras, cuando parimos, nos refugiamos en tribus virtuales a falta de tribu real. Y encontramos en ellas muchas soluciones para las dudas que se nos van presentando y que nos afectan a nosotras, a nuestros bebés, a nuestras parejas… Encontramos afecto, consuelo, compañía… Y nos sentimos empoderadas y capaces de enfrentarnos a cualquier cosa y a lidiar con esta sociedad que nos lo pone tan difícil. Pero también algunas veces necesitamos tanto identificarnos con un grupo, sentir que no estamos solas, que damos por buenas toda una retahíla de prácticas, consejos e interpretaciones pseudocientíficas de todo lo que nos pasa en el proceso de crianza. Caemos en una especie de sectarismo inducido por nuestra situación que en estos momentos es excepcional tanto desde el punto de vista físico como psíquico. Pero esa aceptación supone en ocasiones que no estemos cómodas, que sintamos que algo no funciona para nosotras. Nos cuesta asumir que quizás algo de lo que todo el grupo considera fundamental no está hecho para nuestro caso. Que cada realidad es diferente, como cada persona, y que es difícil que a todas nos convenza o nos convenga exactamente lo mismo.

Y es que tenemos que parir como nos dicen, criar como nos cuentan o trabajar fuera de casa o no, según a qué tribu pertenezcas. Y es difícil dejar de caminar por la línea marcada. Salirse de la norma. Asumir que cada elección es la más adecuada para cada una aunque eso suponga que te enfrentes a las que hace media hora eran tus mejores compañeras de vivencia.

Por si fuera poco, o mejor dicho, a todo esto contribuye que hay gurús que se aprovechan de este momento tan sensible para forrarse a nuestra costa. Las estanterías de las librerías están repletas de sus obritas. Y con la culpa como excusa nos hacen analizar cada moco, tos, sarpullido de nuestra prole y relacionarlo con nuestros problemas no resueltos. Vamos, que si tu hijo se pasa todo el invierno con el moco colgando, va a ser que tú eres una reprimida que no lloras. Y visto así no deja de tener su gracia pero ¿con qué cara entonces nos enfrentamos a los problemas de salud muy graves? ¿Qué le decimos a la mamá de un bebé que tenga leucemia, por ejemplo? ¿Que algo tendrá que ver ella? O te cuentan que si una niña ha nacido con síndrome de down es porque en esa casa hay poco amor. Sin comentarios.

Y de la teta mejor no hablemos. Ay, la teta, ese gran caballo de batalla. Si la das porque la das, si no porque no. Que qué mala madre que quiere destetar cuando el peque aún no ha cumplido ni dos años. Que ya le vale a ésta que lleva cinco años dando teta de manera ininterrumpida, eso es de psiquiatra, el niño tendrá unos problemas de dependencia insuperables, un complejo de Edipo incurable. Que ya no la necesita, quítasela. A ver, que me pierdo, ¿no eras tú la pediatra súper respetuosa que entiende que la crianza con apego mueve el mundo? ¡Aaaaah! ¡Organización, por favor! Ahora que creía que ya estaba en el sitio que me correspondía resulta que tampoco, que lo estoy haciendo mal. ¿Cómo? ¿Qué hay que dejar llorar al niño porque el llanto es terapéutico? ¿En qué quedamos? ¿No se producía un exceso brutal de cortisol en el cerebro? Para rematar, resulta que ahora tampoco nos podemos divorciar por el bien de nuestros polluelos, ya lo haremos cuando vuelen solos.

En el otro extremo están los que entienden que la maternidad es un pequeño accidente en tu vida que con un poco de maña y buenos consejos, casi ni se te va a notar. Y entonces, no se te ocurra comer demasiado en el embarazo aunque te mueras de hambre, que te vas a poner como una foca y luego no sueltas los kilos ni de broma. ¿Que te dicen que no pases de los nueve kilos igual que a tu amiga a la que le sacas la cabeza? No les lleves la contraria, ellos son los profesionales. Y no digas que no a una buena cesárea programada que así te organizas mucho mejor. Cuando nace el bebé, por supuesto, necesitas dormir pero como el colecho es una práctica poco menos que incestuosa y no le das teta, a este no hay quien lo duerma. Así que vamos a inventarnos supuestos problemas de los niños y las niñas para conciliar el sueño, plagiamos un método yanqui y les jorobamos la existencia dejándolos llorar desconsolados. Vamos, que nos convencen para actuar con ellos peor que lo haríamos con nuestro cachorrito recién adoptado. ¿Que te sientes mal por hacerlo? Repite conmigo: “la culpa no existe, la culpa no existe”. Por supuesto a la guardería cuanto antes que así se socializa. A mí este punto es de los que más me gustan, todo el mundo sabe que un bebé de cuatro meses está deseando relacionarse con sus coleguitas.

Y por si todo esto fuera poco, gracias a nuestro convencimiento nos vemos inmersas en la que llaman “guerra de madres”, es decir, otra ocasión para salir a tortas las unas con las otras. Y en vez de respeto, ejercemos la intolerancia más absoluta con otras mujeres.

Creo que es necesario un poco de sentido común, un mucho de información veraz y sobre todo escucharnos a nosotras y a nuestros bebés. Abandonar la culpa y ceñirnos a la responsabilidad. Seguro que si conseguimos ser sinceras con nosotras mismas, este va a ser un periodo muy gratificante, un torbellino de experiencias de las que saldremos empoderadas de verdad, con lo que supone esto de crecimiento personal. Personal, no de los otros. Y además seguro que encontraremos a otras mamás que también busquen como nosotras el equilibrio y que estarán felices de formar parte de nuestra tribu.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

maters-lola

Lola Cancio
He caminado desde el Derecho a la formación en igualdad. Soy bloguera. Y sobre todo me siento activista. Lucho para transformar la realidad, en lo personal, en lo cercano y en comunidad.

 

¿Te sientes identificada con lo que lees?

Únete a maters y no te pierdas nada de lo que tenemos que contarte.

Responsable: Alejandra Yuste, siendo la Finalidad:envío de nuestras publicaciones y formaciones. La Legitimación:es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Podrás ejercer Tus Derechosde Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en hola@maters.es. Para más información consulta nuestra política de privacidad

No Comments

Post a Comment

Política de cookies

Sí, utilizamos cookies para poder ofrecerte la mejor experiencia mientras nos visitas. Si continúas navegando entenderemos que aceptas nuestra Política de Cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies