Te presentamos #PlanBackToWork

 

 Dicen que los bebés vienen con un pan debajo del brazo…

 …pues las maters con un plan de conciliación para el trabajo!!

 

maters-comunidad-madres-emprendedoras 

 

No, en maters las palabras no se las lleva el viento.

Durante estos meses hemos ido recolectando todo lo que vosotras habéis querido compartir, y uno de los temas que más nos preocupan a todas las madres es la vuelta al trabajo y cómo renegociar esa vuelta para poder combinar lo mejor posible trabajo y crianza. Por eso hemos decidido activar desde ya la primera

Guía para empoderarnos en la vuelta al trabajo

Una guía a la que tendremos acceso todas las madres para planificar nuestro regreso al trabajo, con todas las herramientas y la información necesarias para enfrentarnos a ese primer día, a esa primera reunión con nuestro director/a, en la que querremos decirle que nos gustaría negociar algunos puntos de nuestra relación laboral para que salgamos ganando todos.

Una guía para volver al trabajo empoderadas a todos los niveles.

Nada de esconder la cabeza y agachar las orejas como pidiendo perdón, ni de pensar que nuestra maternidad acaba perjudicado a la empresa o a nuestros compañeros, nada de evitar miradas ajenas…

Nos acercaremos a nuestros superiores no con un pan debajo del brazo, sino con un plan de conciliación que nos convendrá a todas las partes, pues tenemos todo el derecho a ser madres y maternar en consecuencia, pero también tenemos todo el derecho del mundo de volver a nuestros trabajos con alegría y con ganas, sin culpas, ni temores, ni complejos, ni juicios de valores.

O sea que, maters: Manos a la obra que es trabajo y responsabilidad de todas hacerlo posible, y si algo hemos aprendido seguro es que la maternidad solas es muy triste y de colores muy tenues, o sea que unámonos de nuevo, con un cometido en común, hacer posible lo que parece imposible, para ponerle color a lo que pueda parecer un día gris, para ponerle poder a ese momento del regreso que a todas nos impone.

¿Cómo podéis ayudar a crear esta guía?

Si ya sois maters trabajadoras:

  • ¿Qué es lo que habríais hecho de otra manera en el regreso al trabajo?
  • ¿Qué os hubiera ayudado a afrontar esa primera negociación y el regreso con más fuerza, con otra actitud?

Si aún no habéis vuelto y se acerca el momento,

  • ¿Qué es lo que necesitáis para que la vuelta no sea tan dura?
  • ¿Qué es lo que se os hace más cuesta arriba? ¿Qué es lo que más temor os da?

No os cortéis, esto es una sesión de cocreación online donde todas las aportaciones cuentan, una lluvia de ideas donde todo suma.

Todo lo que compartáis se irá transformando en unos contenidos que iremos publicando poco a poco, y que servirán para ir creando una guía que todas podremos descargar después en PDF.

Podéis escribir vuestras aportaciones en los “comentarios” de este post o mandarlos a hola@maters.es

¡Gracias por compartir, gracias por empoderarnos juntas!

¿Te sientes identificada con lo que lees?

Únete a maters y no te pierdas nada de lo que tenemos que contarte.

3 Comments
  • Claudia Dakhil Carcovich

    20 abril, 2016 at 23:30 Responder

    Me hubiera gustado negociar posibilidades con naturalidad. No con un prejuicio mio de que yo era unacarga o tenia un impedimento, sino que era madre y eso implica unas potencialidades nuevas y unas necesidades nuevas, nada mas…plantearlo con más seguridad..

  • Sandra Medina

    22 abril, 2016 at 10:21 Responder

    Hola
    yo ya soy maters trabajadora! y ahora después de un tiempo (la más peque ya tiene 5 años) empiezo a crear con energías ya ganas proyectos nuevos.

    Yo realice la vuelta al trabajo con mucha ilusión. Casi como si fuese un regalo de tiempo para mi. Con reducción de jornada de 1/3. Pero volví agotada! Y con la sensación de no cubrir bien ni el trabajo ni al bebé.
    Casi que mi primer consejo es conseguir tiempo para una misma, para restaurarse. Separarte de tu bebé unas horas a la semana para hacer algo “no obligatorio” es necesario (yo no lo hice).
    Pensar en proyectos a medio-largo plazo. Sabiendo que te tienes que adaptar a una nueva gestión del tiempo, pero que a medio y largo plazo podrás realizar aquel proyecto soñado. Por tanto, no dejar de soñar. No vivir ese periodo como de supervivencia.
    Si te gusta hacer formación pues aprovecha ese momento.

    Casi propondría un recetario basado en la alimentación energética para restaurar ese agotamiento, resultado por las múltiples demandas.

    Y a nivel laboral si que creo interesante hacer una reducción de horario (si eso no significa hacer lo mismo en menos tiempo) y en esa reducción yo propondría una compactación en menos días para economizar en tiempo dedicado al desplazamiento al trabajo.

    Solicitar realizar algun dia de la semana teletrabajo seria una buena alternativa, siempre que el bebé no lo tengas al lado en ese momento.

    Y lo que siempre empodera, es reunirte con otras mujeres inquietas… que en esta etapa no sólo hablen de pañales.

  • Celeste Colombo

    24 mayo, 2016 at 15:20 Responder

    Hola a todas!
    Yo “era” madre trabajadora, porque en estos momentos no estoy trabajando donde lo hacía desde hace 8 años, pero paradojicamente “soy” más trabajadora que nunca porque me dedico a la educación de mi hija de 2 años y 10 meses, y al gran trabajo de encontrar mi sitio en el mundo laboral y poder conciliarlo de verdad con mi vocación de madre.
    Sólo llevo 6 meses de esos 2 años y 10 meses que tiene mi hija sin trabajar y lo que hubiera cambiado es no haber reunido el valor y la determinación para dar este paso antes…quizá mi vida ahora fuera diferente!
    Pero estoy convencida que nunca es tarde para cambiar las cosas y menos para buscar la felicidad y la realización como persona. Y eso es lo que estoy buscando en estos momentos!
    Comparto totalmente el pensamiento de que una mujer gana en seguridad, determinación, confianza, asertividad, lucidez, fuerza, madurez y generosidad cuando se convierte en madre y es una lástima que quienes tengan que decidir sobre contratar o el trabajo de una madre no lo vean con esa claridad como si ellos mismos hubieran salido de un huevo, o los hubiera traído la cigüeña, y no de una mujer que tuvo la valentía de asumir la gran responsabilidad de engendrarlos.
    Yo tuve la mala suerte de encontrarme con un jefe que no veía que todas mis aptitudes para el trabajo permanecían intactas y de que había ganado muchisimas más después de convertirme en madre y tuve que dejar de trabajar con él.
    Ahora estoy en la difícil tarea de encontrar ese equilibrio entre el trabajo y la maternidad…pero muy contenta del paso que he dado y jamás arrepentida de haber apostado por mí y por mi familia.
    Espero que mi aportación pueda ayudar a otras mamás y estoy abierta a propuestas, sugerencias y consejos para alcanzar mi objetivo!
    Muchas gracias
    Un saludo

Post a Comment

Política de cookies

Sí, utilizamos cookies para poder ofrecerte la mejor experiencia mientras nos visitas. Si continúas navegando entenderemos que aceptas nuestra Política de Cookies. ACEPTAR