Trabajar desde casa y no morir en el intento

Trabajar desde casa

Desde que acabé la carrera he trabajado en casa como autónoma y era la persona más feliz del mundo sin tener un horario fijo y entrando y saliendo cuando quería de casa. Pero todo esto cambió con la llegada de mi primer hijo; todas sabemos que los bebés exigen rutinas y, en ocasiones, hasta horarios fijos; por lo que mi alocado horario de mujer autónoma (en todos los sentidos) se convirtió en estar delante del ordenador a horas intempestivas y en ocasiones con el bebé colgado del fular o en la misma teta.

Notaba que la situación se me iba de las manos, sobre todo cuando empezó a gatear con 8 meses y, como buena adicta al mundo 2.0, busqué y busqué en la web consejos para poder organizar mi horario laboral de manera que fuera más productiva pero a la vez pudiera estar con mi hijo (al final lo llevé a la guardería con 13 meses).

Me gustaría aprovechar este post para compartir los consejos que más me sirvieron con vosotras, ya me contaréis si os sirven:

1. Márcate un horario fijo para consultar el correo electrónico

Aunque no lo parezca, consultar el correo nos ocupa muchísimo tiempo; además como ahora tenemos acceso a él prácticamente las 24 horas del día, a la que nos salta la notificación de “mensaje nuevo” cuesta no dejarlo todo para ver qué es aquello que te han mandado. El problema es que, no sé vosotras, pero yo no solo recibo mensajes relacionados con el trabajo, sino que se me cuelan mensajes de todo tipo que me hacen perder un tiempo valioso.

2. Delimita tu espacio de trabajo y tu hogar

Esto no significa necesariamente disponer de un despacho (ya sabemos todas que los pisos son cada vez más pequeños y en ocasiones esto es una utopía), pero sí un rincón de tu hogar diferenciado del resto. Si no dispones de una habitación exclusiva para ello, separa tu mesa de trabajo del resto del salón con una estantería, por ejemplo. Lo importante es que esa separación te permita descansar cuando toque disfrutando de tu hogar sin tener que estar viendo siempre el ordenador por el rabillo del ojo.

3. Trabaja en tu mejor hora

Yo soy ave nocturna, así que en mi caso prefiero quedarme por la noche trabajando a tener que pegarme un señor madrugón. Pero quizás algunas de vosotras seáis más productivas a primera hora de la mañana y os rindáis mejor cuando el sol aún no ha despuntado. La única manera de descubrirlo al 100 % es probar diferentes horarios y ver cuál funciona mejor en vuestro caso.

4. Disfruta

Trabajar desde casa tiene muchos impedimentos, no nos vamos a engañar, pero también nos permite disfrutar de tiempo de calidad con nuestros pequeños; si tienes un trabajo que no es urgente y puede esperar una hora, aprovéchala para tirarte al suelo junto a él a jugar con sus trenes de madera o salid a dar una vuelta y pasad por su parque preferido para que él también pueda disfrutar de ti y de su momento.

mater-community-herminia-herrandizHerminia Herrándiz

Traductora, community manager y blogger de maternidad. Me gustaría que mis hijos vivieran en un mundo global libre de barreras comunicativas. Apasionada de las redes sociales.

¿Te sientes identificada con lo que lees?

Únete a maters y no te pierdas nada de lo que tenemos que contarte.

No Comments

Post a Comment

Política de cookies

Sí, utilizamos cookies para poder ofrecerte la mejor experiencia mientras nos visitas. Si continúas navegando entenderemos que aceptas nuestra Política de Cookies. ACEPTAR